About this blog


Estamos hechos de palabras.

Palabras que hemos escuchado, hemos dicho, hemos tratado de olvidar, hemos querido decir, hemos vuelto a pronunciar.

Hechos de una historia más narrada que vivida. Porque nuestra historia no es nuestra historia, sino lo que contamos de ella y, así, terminamos convencidos de que es la nuestra.

Datos personales

lunes, 24 de mayo de 2010

A Marina Fernández, por su magia de siempre…



“Puedo escribir los versos más tristes esta noche”
Pablo Neruda

Podría decir, por ejemplo,
Que recién miré un crepúsculo violáceo sobre el Jónico,
Que esta tarde sonaron los violines de la escuela y sonreí,
Que tomé un cortado frente al Castello y anochecía,
Y un perro de bigotes grandes cantaba
Mientras la noche se iba como si nada.
Podría decir, por ejemplo,
Que se me detuvo el tiempo esta mañana,
Decir que, a pesar de tanta pérdida temprana,
No acepto, ni lo haré nunca,
Las pérdidas tempranas.
Cómo sigue la vida.
Sigue como si siguiera,
Como si nada hubiera terminado,
Como si los pájaros no comprendieran
Que es hora de hacer silencio,
Como si los geranios no lograran vestirse de luto,
Como si las radios no supieran que “ya basta con la cosa de siempre”.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Decir que haz estado hoy más que nunca,
Más que siempre,
Más que eternamente
Y en todo,
La tarde, los violines, las barcazas,
Los pescadores,
La luna menguante,
Los cactus en flor,
El murmullo obsceno de la gente,
Las risas de aquellos que hoy tienen ganas,
Los autos que circulan impávidos,
Los niños con su aire de “para siempre”,
Los enamorados con su gesto ensimismado,
Los ancianos que aún caminan y
Les pasó la vida, y algunos reniegan.

Borges recomendaba no escribir así, no en este estado
Doloroso, recién amanecido.
Tendrá razón, serán estas palabras no muy poéticas,
No muy bien dichas, cercanas a lugares comunes, dolidas,
Mal seleccionadas,
Vulgares, tan dichas…
Me pasa que no sé cómo decir
Que sólo me resta aceptar
Que te voy a extrañar, Marina,
Y qué no sé cómo
Pero mañana seguirá amaneciendo,
Y seguiremos viviendo
Como siempre,
Pero sin vos.

10 comentarios:

Annie dijo...

Hermoso y comparto tu pena. Si mirás mi blog, verás de qué te hablo. Lo mío es cortito una cosita pequeñita que escribí hace tiempo, para mis dos queridos amigos. Te mando un beso

Anónimo dijo...

Hay mujeres como vos Mami, a las que nada les pasa por un costado y son capaces de entender hasta el dolor de la mariposa cuando llega la noche y solo quiere ver las estrellas una vez. TE QUIERO MUCHO, desde los astros hasta el fondo del aljibe.
Cori

Anónimo dijo...

Gracias Pau, nada mejor que una poesía para Mari. Como dirían en Adán Buenos Aires: parcíamos llevar la sutil materia de un poema concluido. Te quiero. Ange

emedemaria dijo...

Aunque signifique contradecir al genio Borges... Opino que muchos textos bellísimos están escritos desde el dolor punzante, como de escritor en sus principios. Pero por eso mismo son mágicos, porque es el dolor mismo el que te lleva a remover sentimientos que creías escondidos.

Monica Alvarez dijo...

Hola Paula:

¡Qué bueno conocer tu blog! Me agradó lo que escribiste sobre los niños de tu escuela.Me sentí identificada.
Gracias por visitarme en mi blog.

Saludos desde Chile

Robin dijo...

La tristeza y el dolor expresados en un texto suelen estar acompañados de una sorprendente belleza, como una pequeña compensación de luz irradiando en la tiniebla.
Escribir siempre ayuda pues, en cierta medida, algo de nuestra pena o alegría se comparte.
Yo también te sigo.

Un beso

Anónimo dijo...

Hoy, después de mucho tiempo, vuelvo a visitarte. Confieso que me cuesta abrir la puerta de tu blog. Me pasa que cada párrafo que leo salido de tu sensibilidad, tu talento, tu simpleza para expresarlo, convirtiéndolo en bellísimo y por ende en arte, (eso es lo que yo hubiera querido decir) sacude mis entrañas. Me golpea. Me enmudece. Respiro hondo para bancarme todas esas sensaciones, pero es inútil, "una pequeña lágrima furtiva" suele aparecer con su gusto salobre y rueda descarada, alegre y alcahueta por mis mejillas para morir, por caprichosa, ahogada en la comisura de mis labios.
Hoy nuevamente la primavera ha invadido tu casa. Los cercos multicolores que espían tu balcón le han ordenado que lo haga sin dudas, es que, querés que te diga?.... En ella se está celebrando la vida y Dios sacude sus campanas para que el universo mismo las escuche.
Hace falta......

Anónimo dijo...

y la vida continuarà como si nada hubiera pasado...

Sarag dijo...

Ese es uno de mis poemas favoritos de Pablo Neruda :), me recuerda un instante no muy reciente, pero bueno, lo siento mucho por tu perdida y no puedo evitar un pequeño dolor al saber que algún día pasaré por un momento similar al tuyo, uno que ya mucha gente ha pasado. Me disculpo por dar mi pésame casi anónimo ya a un mes del acontecimiento, pero debo decir que acabo de ver tu página en facebook y rápidamente quise saber más de tí, y aquí estoy en tu blog, sin saber que me encontraría con un poema que llamó mi atención por un cálido recuerdo que tengo muy bien guardado:), espero que te encuentres mejor que nunca! cuídate:D

Nati dijo...

Hola Paula, es un placer leerte. Trasmitir y hacer sentir, de esa manera tan limpia y sencilla como haces tú, tosdos esos sentimientos tan bonitos y duros a la vez es muy dificil. Annie se ha quedado corta al decirne que escribes bien... Me encantan tus textos, de verdad. No dudes que te visitaré a menudo.
Un abrazo.
nati

Publicar un comentario